Idioma:
cat | esp | eng | fr | it
Monestir de Santa Maria de Valldonzella

Carrer del Cister, 41 - 45
08022 Barcelona

Telèfon de contacte
93 417 03 84

monestir@valldonzella.cat


Historia

Santa María de Valldonzella es un monasterio de monjas del Orden del Cister. Los cistercienses surgieron el año 1098, como una rama de los benedictinos, en el monasterio de Cîteaux o Cister (Borgoña, Francia), con el propósito de vivir según la Regla de san Benito en toda su pureza. Pronto, especialmente por la fuerte personalidad espiritual de san Bernardo (1090-1153), abad de Claravall, gran místico, predicador de gran prestigio y autor de muchas obras de espiritualidad y teología monásticas, los cistercienses (llamados monjes blancos) proliferaron alrededor de toda Europa.

Valldonzella ha sido, a través de los siglos, una comunidad itinerante, porque una serie de circunstancias han hecho que las monjas tuviesen que trasladarse varias veces de un lugar a otro.

Después de unos preludios, oscuros como todos los inicios, la comunidad se constituyó a Santa Creu d’Olorde (cerca de Vallvidrera) el 4 de noviembre del año 1237, por la donación que hizo el obispo de Barcelona de la iglesia de la Santa Creu d’Olorde a una comunidad de monjas que siguiese la Regla de San Benito. Ya formada la comunidad cisterciense, el año 1259, los conflictos bélicos del rey Jaime I con los nobles catalanes obligaron a las monjas a refugiarse en Barcelona y, cuando pudieron volver al monasterio, el obispo Arnau de Gurb, para que viviesen más protegidas, no quiso que residiesen más en un lugar despoblado.

Entonces fue construido, fuera de las murallas de la ciudad, un monasterio nuevo cerca de la Creu Coberta, gracias al auxilio de los fieles a los cuales el obispo concedió indulgencias si ayudaban a la comunidad. La situación del monasterio y la observancia monástica de la comunidad hicieron que, en el s.XIV, los reyes y la corte, al entrar o salir de Barcelona, se hospedasen a menudo en Valldonzella. Incluso fue en Valldonzella donde el 1410, murió el rey Martí l’Humà. En el s.XVII, este monasterio fue destruido en la Guerra de los Segadores.

En el s.XVII, las monjas fueron a residir al Priorato de Natzaret, al interior de la ciudad, cerca del portal de san Antoni de la muralla. Este otro monasterio fue quemado durante la Semana Trágica de 1909 y las monjas fueron acogidas caritativamente por la familia Manuel Valls i Martí en la Torre dels Pardals, en La Sagrera.

Después de este hecho, la abadesa Esperanza Roca i Roca, aconsejada por el director espiritual de la comunidad, el futuro obispo Torras y Bages, emprendió la construcción del nuevo monasterio, el actual. El año 1913, la comunidad ya pudo habitar en el nuevo monasterio, si bien la iglesia no pudo ser acabada y consagrada hasta el 1922.

El actual edificio es obra del arquitecto Bernardí Martorrell i Puig, en el estilo más moderno de la época, actualmente llamado “modernismo catalán”. Es un estilo con reminiscencias del arte medieval. Aparece en la época del romanticismo, en la segunda mitad del s.XIX, y tiene su mayor esplendor al final del siglo y principios del s.XX.

Lo muestran muchos de sus elementos y especialmente la iglesia, andamio, como todo el resto del monasterio, con ladrillos vistos, lo cual da al exterior un cierto aire mudèixar, como sucede en algunas otras manifestaciones del tiempo del modernismo, que aplicà recursos muy variados.

La iglesia es de intención general goticista pero imaginativa (por ejemplo: en los ventanales con vitrales y los interesantes refuerzos ornamentales de los arcos de crucero) y tiene una estructura y una mecánica perfectamente góticas (sólo es preciso ver el crucero y la nave central). En conjunto, presenta una fuerza arquitectónica y decorativa muy grande.

© 2013 Monestir de Valldonzella